Breaking News
recent

Comenzó la batalla de los televisores, ¿bajarán los precios?

Un TV LED de 32 pulgadas cuesta 400 dólares en cualquier local porteño de una cadena internacional de electrodomésticos. En una sucursal de Santiago de Chile de la misma cadena, ese aparato sale US$ 150. Menos de la mitad. Si se trata de un televisor de 40 pulgadas, la relación es la misma: 500 a 230 dólares. Lo sabe todo argentino que cruza la cordillera por shopping. O quien navega la web comparando ofertas (y sufre). Esos datos encendieron la guerra del televisor, que cruza a los fabricantes con el Gobierno. Y que deja a los consumidores esperando por una baja de precios.


“Nos tiraron por la cabeza los precios de Chile y nos reclamaron por los valores que tienen los televisores en la Argentina”, cuentan los fabricantes, respecto a una reunión en el ministerio de la Producción. “Arrancamos comparando los precios de los celulares con el Uruguay -cuenta a Clarín el ministro Francisco Cabrera-. Y ellos hicieron un esfuerzo y logramos un plan de recambio de los smartphones. Ahora estamos comparando los precios de los televisores. Y también de las computadoras. Queremos hacer comparación con otros mercados similares, para tener precios similares. Son todos productos hechos en Tierra del Fuego, que tienen beneficios impositivos. El país destina 0,5% del PBI a ese tipo de beneficios”.

“En el país hay una discusión sobre el tema del precio de los electrónicos -reconoce Fabio Rozenblum, secretario de Afarte, la cámara que reúne a los fabricantes de electrónica del sur-. y eso se tiende a asociar con las fábricas de Tierra del Fuego y la competitividad de nuestro sector, Pero cuando mirás cómo se compone el costo final de un televisor u otro artefacto electrónico, ves que hay muchos otros factores que inciden”.

Los fabricantes le encargaron un estudio a la consultora abeceb.com para poder llevar al ministro Cabrera argumentos al respecto. Allí se puede ver la infografía que está junto a estas líneas. Los salarios son el 6% del costo de cada aparato electrónico salido de Tierra del Fuego. Los insumos, el 34%, la mayor parte importados. La logística es el transporte desde la isla al continente, esencialmente. Están también los gastos de las fábricas, su cuota de ganancia, los impuestos provinciales y nacionales. Y los márgenes de las cadenas de venta (Frávega, Garbarino, los supermercados, etc.), A eso se suma el costo de financiación.

En cada uno de esos puntos los fabricantes apuntan que se podría bajar los costos. Pero que parte (o mucha) de la tarea debe ser hecha por el propio Estado. U otros sectores. En la logística señalan por caso que las trabas hacen que no puedan traer desde el sur los aparatos por buque, que es más económico. O que los obliguen a desembarcar los insumos chinos en Buenos Aires, hacer aduana, y volver a despacharlos a Tierra del Fuego. El costo de la financiación apunta a las tarjetas de crédito, como vienen señalando también los comerciantes: un TV cuesta lo mismo al contado que en 12 cuotas, y eso representa un recargo en el precio final.

El tema laboral se lleva una gran parte de la discusión por parte de los empresarios. Uno de ellos contó a este cronista una anécdota. “Me contrató una marca oriental la fabricación local de una línea de monitores -relata-. Traje la línea de producción de Corea, la misma tecnología que allá, exactamente. Pero cuando allí producía 3.000 monitores, aquí hacía 2.000. Y encima vino el delegado a decirme que era un explotador, que debía bajar el ritmo, y la tuve que poner a 1.500. La mitad de la productividad, para la misma inversión”.

El ausentismo, como en todas estas discusiones de productividad, también es un punto central de la discusión. Según los fabricantes, los días lunes llega al 20%. En promedio supera el 10%. “Eso implica tener gente contratada para reemplazar a los que faltan sin causa”, aseguran.

Los impuestos, añaden, también hacen lo suyo. Tasas provinciales por verificación de mercadería, impuestos internos nacionales, el IVA. “La presión impositiva en Chile, con quienes nos comparan, también es menor -dicen los empresarios-. Y también pasa lo mismo con los comercios, que se mueven con un margen menor”.

Así las cosas, los empresarios están armando proyectos para llevar a Cabrera en los próximos días. Pero con los TV no se preocupan tanto: este año venderán 3,5 millones, cuando preveían 2.800.000. Dicen que “están baratos”, que no subieron al ritmo de la última devaluación. “Cuando vas a un shopping y ves vestidos de $ 6.000 o tapados a $ 10.000, preferís comprarte un televisor, que lo usás más y te dura varios años”, dicen. Y no se quedan ahí. Apuntan a otros sectores: un jean Levis 510 cuesta aquí US$ 119 dólares, contra US$ 75 de Chile; una Toyota Hilux sale de este lado de la frontera un 24% más que allá; una Honda CRV, 51%. Pobres nosotros, los consumidores, no?

Fuente: clarin.com  Por: Marcelo Canton
contadoreseninteraccion

contadoreseninteraccion

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.