Breaking News
recent

La estafaron con una promoción y logró que la empresa fuera castigada

¿Qué es la publicidad engañosa? Básicamente, se trata de generar a través de textos o fotografías un embuste para que la gente consuma. Muchas veces, los clientes son tentados por estas publicidades y compran los productos sin darse cuenta que la oferta no es real. Otras, las personas intuyen que están siendo inducidas por una promesa que no será cumplida y deciden no comprar. Y en otros casos, como el de Natalia Lipskier transforman el enojo en acción. Ella fue a la Justicia a defender sus derechos y escarmentar a los tramposos.


Lipskier es abogada previsional y en 2013 recibió un mail de una marca de ropa con una oferta de descuento por el día de su cumpleaños. pero no resultó tan así y por eso inició un juicio por publicidad engañosa, ya que consideró que la promoción no fue cumplida. Luego de tres años, lo ganó y se convirtió, a su modo, en la heroína de los consumidores.

La sentencia de la Sala D de la Cámara  Nacional de Apelaciones en lo Comercial establece que la firma, además de pagar una multa, deberá hacerle el descuento que en su momento le negó. “El 15 de septiembre de 2013 mi clienta recibió un mail de parte de esta marca de ropa, donde le decían que por ser la semana de su cumpleaños obtendría un descuento del 50 por ciento sobre las compras que realizara sólo en la Casa Matriz. El texto decía 'especialmente para vos'. Al día siguiente fue al local, y al momento de abonar la compra le quisieron facturar el total del monto, sin realizar descuento alguno sobre los precios exhibidos”, cuenta el abogado Walter Krieger, especializado en defensa al consumidor.

Cuatro días más tarde y dentro de la semana de su cumpleaños, con la oferta aún vigente, Lipskier volvió al negocio, pero acompañada por una escribana. Eligió los mismos productos (12 prendas y un calzado) y obtuvo la misma respuesta, por lo cual decidió comenzar el juicio.

La condena contra la empresa consiste en cumplir la publicidad y venderle las 12 prendas al 50 por ciento del valor. La firma de ropa, además, deberá pagarle $ 3.700 de gastos y $ 15.000 por "daño punitivo". Según Krieger, a partir de la sanción del nuevo Código Civil y de la creación de nuevos artículos los clientes están más protegidos.

Durante el juicio, la empresa negó los hechos, argumentando que las promociones y descuentos se ponen en conocimiento de los clientes a través del correo electrónico, en el que se informa “detalladamente y con toda claridad el objeto de la promoción, los alcances de la misma y el punto de venta donde se hace efectiva. En los mails se aclara que esas ofertas no se superponen con otros descuentos”. E intentó explicar que "el descuento  no fue aplicado  debido a que los artículos seleccionados por Lipskier ya habían sufrido una modificación del precio al ser rebajados por la propia firma". Para los jueces, sin embargo, esto evidencia que se le dio información errónea al cliente, ya que en ningún momento se especificó sobre qué productos habría de aplicarse el descuento.

“Sentí la necesidad de demandarlos porque tenía una mezcla de impotencia e indignación. La empresa se rehusaba a reconocer los términos de la oferta. Y yo sólo quería que cumplieran”, señala Lipskier. Y agrega: “El fallo colmó  mis expectativas. La sentencia dice que utilizaron publicidad engañosa para captar clientela. Y claramente especifica que esas prácticas muestran un desinterés por los clientes en general, ya que la oferta debe ser clara, detallada y precisa”.

Pese al resultado favorable, Lipskier decidió no volver a comprar en ese local: “La sentencia dice que tengo derecho a elegir 12 prendas y un par de zapatos, en las mismas condiciones que las ofrecidas, pero de ninguna manera usaría prendas de una empresa que ningunea al consumidor, que viola los derechos de los mismos y que se vale de prácticas engañosas para captar clientela. No hice la demanda por una cuestión económica”.

Por último, la abogada destaca la importancia de denunciar estos hechos para que las empresas tengan más responsabilidad a la hora de dar a conocer las ofertas. “Está bueno que esto se sepa, que la gente no se vaya enojada cuando no le cumplen y el enojo quede ahí. Que denuncie. Hay canales legales y hoy todos los medios de comunicación, las redes sociales, ayudan que estas situaciones tengan repercusión y estado público. No hace falta ser un erudito en derecho para darse cuenta que están violando nuestros derechos”, finaliza.

Fuente: clarin.com  Por: Fabio Dana
contadoreseninteraccion

contadoreseninteraccion

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.