Breaking News
recent

Debut de "Precios Transparentes": Relevamiento comparativo de evolución de los precios.

Ningún banco presta plata a cambio de nada. Para ofrecer las llamadas cuotas "sin interés", los comercios debían "inflar" los precios de lista de los productos. Y eso encerraba una injusticia: quien compraba al contado, a veces por no tener acceso a tarjetas, terminaba pagando el costo de un préstamo que nadie le daba. Para el Gobierno, este esquema fue "engañoso" y ayer comenzó a regir uno nuevo donde los costos financieros deben sí o sí ser separados del valor del producto y donde toda cuota aparece con su interés.

Con una buena dosis de confusión, el plan “Precios Transparentes” tuvo su debut. La frase "cuotas sin interés" desapareció de muchas vidrieras, y la gente se encontró con un doble efecto. Por un lado, rebajas en los precios de contado, en general bastante menores al objetivo del 20% que fijó el Gobierno a mediano plazo. Por otro lado, costos hasta 20% mayores que los de antes para financiar compras en 6 o 12 pagos fijos en pesos.

Esos fueron los resultados de un relevamiento hecho por Clarín en grandes cadenas minoristas de la Ciudad, que tomó los precios y planes de pago vigentes hasta el último día de enero y los comparó con los lanzados ayer para más de 40 productos durables.

En los precios de contado, la reacción fue dispar. Cerca de la mitad de los productos observados mantuvieron el precio o sufrieron rebajas mínimas. Pero en otros casos hubo notorias reducciones, mayormente del 10 al 15%, y en algún caso del 22%.

Por ejemplo, un celular Sony pasó en un día de $ 17.999 a $ 13.999, un aire acondicionado BGH pasó de $ 13.799 a $ 12.149, una notebook HP bajó de $ 9.999 a $ 7.999 y una heladera Eslabón que valía $ 14.099 empezó a venderse por $ 11.989.



La gran diferencia para el consumidor es que ahora, al usar la tarjeta de crédito, los pagos ya no se calculan dividiendo el precio de lista por la cantidad de cuotas (por ejemplo, 12). Lo que ahora se divide por el número de meses es el precio de contado más un recargo por la financiación que crece cuanto mayor es el plazo requerido.

Bajaron los precios de contado, pero comprar en 12 cuotas sale hasta un 20% más que antes
En un local de Palermo ayer se aclaraba que los precios eran de contado. Para conocer el costo de las cuotas, ahora hay que preguntar. MARCELO CARROLL

Si se toma un smartphone Samsung Galaxy S7 Edge, antes salía $ 22.999 o 12 cuotas sin interés de $ 1.917. Ahora, en cambio, el precio de contado bajó a $ 20.239 y las 12 cuotas se calculan sobre un valor total financiado de $ 23.022: son de $ 1.918.

El problema aparece en los productos cuyos precios de lista no bajaron. A iguales valores de contado, el nuevo esquema hace que comprar la misma mercadería en 12 cuotas fijas cueste ahora entre 16 y 20% más que en enero.

Así, financiado a un año, el mismo termotanque Saiar pasó de tener un precio total de $ 6.969 a otro de $ 8.089 (el de lista se mantuvo), un LED Philips se fue de $ 10.999 a $ 12.766, un sillón Cozumel saltó de $ 3.200 a $ 3.827 y un cochecito de bebés Graco, de $ 9.599 a $ 11.480.



Como referencia, según lo relevado, ahora el consumidor deberá pagar un recargo del 10% sobre el precio de contado para que le den 6 pagos fijos. Para abonar en 12 cuotas el sobreprecio va del 16 al 20%; por 18 meses el extra ronda el 50% y por dos años el producto se encarece cerca del 70%.

La excepción está en los planes oficiales Ahora 12 y Ahora 18, que tienen tasas más bajas y elevan el precio total financiado en un 14% o en un 22% respectivamente. Así, un celular Samsung que en efectivo está a $ 7.031 pasa a $ 10.526 al comprarse en 18 cuotas del modo tradicional, pero a sólo $ 8.588 con Ahora 18.

Más allá de esto, la clave para determinar qué plástico conviene usar y con qué plazos es el Costo Financiero Total o CFT, que incluye el resto de los gastos asociados a utilizar la tarjeta. Para 12 cuotas, en Ahora 12 es casi del 28% y con las principales tarjetas oscila entre el 33 y el 39%.

El cambio sorprendió a varios consumidores y también hubo muchas empresas con dudas sobre cómo actuar. Muchos comercios sólo dejaron los precios de contado en los estantes y agregaron la leyenda "consultar por financiación". Hubo tiendas que suspendieron promociones bancarias y otras que siguieron cobrando como antes.

La resolución 51-E/2017 de la Secretaría de Comercio confirmó que los negocios deben cobrar el mismo precio en efectivo, con débito y con crédito en un pago. Ordenó además que, al ofrecer cuotas, deben informar los costos financieros y que ya no podrán incluir la frase "sin interés".

"Apuntamos a que sea transparente el precio de las cosas y del financiamiento", explicó el titular del área, Miguel Braun, quien prometió que el nuevo sistema traerá "más competencia de precios y más competencia entre los bancos y las tarjetas por el financiamiento". Para que el cambio se realice, el organismo sacó a la calle a sus inspectores y amenaza a los infractores con multas de hasta cinco millones de pesos.

Fuente: clarin.com  Por: Martín Grosz
contadoreseninteraccion

contadoreseninteraccion

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.